Un recorrido en fotos por las calles de Moscú

PRIMER DÍA EN RUSIA: Una comedia. Perdida en estaciones de metro que parecen museos de arte, pescando gente que hable en inglés para saber qué línea tomar, la gente que no habla y yo que río, “chu chuu, chu chuuuu, the train”, mis cualidades para la mímica cada vez más refinadas, el frío que se cuela por los huesos, la plaza Roja que es más hermosa de lo que esperaba, mi valija que se rompe en la estacíon de tren, y estos hombres rusos, que no hablarán pero son muy caballeros y me ayudan en cada escalera. Hago una pausa para comer y me ofrecen jugo de frutas caliente. Tengo una sola cosa en la cabeza: que no nos quiten nunca la capacidad de sorprendernos. Spasiva, Rusia!

Foto de Valentina Primo

Encuentros cercanos: hoy conocí a la matrioshka‬. Cualquier sea el número de muñecas que tenga adentro, lo importante es que sea impar.

Foto de Valentina Primo

Los colores de San Basilio son, por dentro y por fuera, caricaturescos. Como si el gigante del norte se vistiera de niña y te invitara a jugar.

Foto de Valentina Primo

Se acerca la navidad y la famosa calle peatonal Arbat se viste con lucecitas de colores, jingles festivos, y personajes un poco particulares. Sus edificios de corte europeo dibujan una curva sugerente en la que cada mañana se sientan valientes artistas que, bajo un viento congelado, extienden sus manos para esbozar retratos.

Foto de Valentina Primo

Día 7: Y ASÍ FUE QUE PERDÍ EL AVIÓN.

Corrí, corrí y corrí pero ya se sabe que para calcular tiempos soy un desastre, y perdí el vuelo. Pero mirémoslo de otro lado: gané 5 días en Moscú.

Volver a la estación con cara de derrota y los pies ampollados, empezar de nuevo el juego de mímicas para entender los cambios de estación, llegar al vagón pero ver que la gente de repente se baja, empezar a las señas intentando entender un chico que me habla, eso en Egipto quiere decir “mozo, la cuenta”, pienso yo, y le sigo repitiendo “Arbatskeya, arbatskeya”, él que llama a su esposa para explicarme en inglés, me cuenta que ella es rusa pero él es Moldavo, de nuevo las señas, las señas, el tren está roto y nos tenemos que ir a otra estación, empezamos a caminar, “America?” no, Argentina, “ah! Lionel Messi!”, las escaleras que no nos dan tregua, “you student?”, No, I am a journalist”, ahhh me… restaurant… cook”, yo que no dejo de mirar para arriba las lámparas palacescas del metro, él que me recomienda platos entre señas, y el tren que llega casi a medianoche. Fue un día largo. Pero al menos tengo 5 días en el bosillo y 4 platos para probar. Todo pasa por algo, ya no creo en las casualidades…

Foto de Valentina Primo

¿Me sacás una foto? Fijate si te gusta, ¿De dónde sos?, hace tanto frío que los labios me traicionan, ¿De tan lejos? Es verdad que hace frío, pero para nosotros esto es otoño todavía, ¿Y te gusta Rusia? Vamos caminando que hace frío, ¿Vas para la plaza? Nosotras somos de Siberia ¿Y cuántos días te quedas? Yo me llamo Yulia ¿Y te gusta Egipto?, hoy es el cumpleaños de Lidia, ¿Nos sacamos una foto?

Poca gente habla inglés por las calles de Moscú. Pero si encontras una persona que lo habla, se abre una ventanita caleidoscópica para ver la verdadera Rusia, la Rusia de vientos fríos y ríos cogelados, pero de gente cálida y amigable.

Foto de Valentina Primo

IMG_20141201_023014

Me impresionó mucho la catedral del Cristo Salvador, a orillas del río Moscova, la iglesia ortodoxa más alta del mundo. Uno de los ejemplos de las iglesias destruidas por el régimen de Stalin, fue reconstruida en 1990 y hoy es uno de los símbolos de Moscú.

Es curioso cómo la religión sobrevivió la opresión durante 60 años para ahora mostrarse vital e intacta.

IMG_20141205_001801

Sombrío pero impactante. Así es el invierno que cruza por los puentes que Moscú. Abajo, el río Moskva resquebrajado por capas de hielo y hacia el fondo, la estatua de Peter el grande.

IMG_20141202_012030

Al final, había más de una razón para perder el avión de regreso: la plaza roja bajo la nieve, saborear vino caliente con naranja desde un barco através del río Moskva, las 7 hermanas brillando por la noche, el paseo por los ríos congelados y agrietados del lado sur, las charlas entre señas en el hostel, la historia de la iglesia ortodoxa en un pantallazo, la pista de patinaje, y las lucecitas de colores, que dibujan la bandera rusa de noche y hacen destellar la ciudad.

 

IMG_20141206_151911

IMG_20141205_172921

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: